b3fe859b11b77d8ef2128edefe312fd8.jpg
Isla de Pascua y Polinesia

COMBINADO ISLA DE PASCUA Y POLINESIA

Un viaje que comienza en "el ombligo del mundo", la Isla de Pascua, lugar de belleza natural donde los haya y cuna de la misteriosa cultura de los rapanui, cuyos vestigios por excelencia son las enormes estatuas conocidas como moáis. Y después, viaje al paraíso: la Polinesia, un lugar único que no deja indiferente a nadie. Incluso el viajero más exigente quedará sorprendido ante la belleza de sus islas, sus playas de postal, sus imponentes montañas, el color turquesa de sus aguas, sus gentes y sus espectaculares hoteles.

Día 1: España/Santiago de Chile

Salida en vuelo a Santiago de Chile. Noche a bordo.

Día 2: Santiago de Chile

Llegada y alojamiento. Día libre a vuestra disposición para conocer la ciudad.

Día 3: Santiago/Isla de Pascua

Desayuno. Salida en vuelo a Isla de Pascua.

Días 4 y 5: Isla de Pascua

Durante estos días visitaremos el complejo Arqueológico de Tahai, el Volcán Rano Kao y la ciudad ceremonial de Orongo. Siguiendo la Ruta de los Moáis, presenciaremos los restos de Akahanga, donde está enterrado el primer rey de la isla. Después, desde Te Pito Kura, ascenderemos por la carretera para llegar a Rano Raraku, el volcán factoría de los moais, y terminaremos en la playa de Anakena, donde repondremos fuerzas con un almuerzo picnic.

Para entrar un poco en materia, os avanzamos brevemente el porqué de la importancia de cada uno de estos puntos de interés en la enigmática cultura rapanui.

El conjunto arqueológico de Tahai es uno de los antiguos poblados originarios de la isla, fundado hacia el 700 d.C. y residencia del último gobernante rapanui, que se encuentra aquí enterrado.

El volcán Rano Kau, con una altura máxima de 324 metros, alberga en su interior una laguna de agua de lluvia rodeada por paredes con una pronunciada pendiente que la protegen de los fuertes vientos. Esto, junto con la humedad, provoca que en dichas rampas se haya creado una especie de invernadero natural ideal para el crecimiento de diversas especies vegetales. En lo alto de un estrecho tramo de las paredes que flanquean el cráter, se encuentran los restos de la ciudad ceremonial de Orongo, que tiene una estrecha relación con la competición por excelencia de los antiguos rapanui: el Tangata Manu, bajo el que representantes de los distintos clanes pugnaban por conseguir el primer huevo de charrán sombrío del año. Debían cruzar a nado hasta el cercano islote de Motu Nui, hacerse con el huevo y, a la vuelta, trepar la pared perpendicular que separa el mar y Orongo. Lo que parece que comenzó como una simple muestra de prestigio se acabó convirtiendo en la manera de elegir al líder de la isla año tras año, evitando (al menos durante un tiempo) los conflictos bélicos entre las distintas familias.

Pascua-Moai

Pascua-Volcan

En Akahanga podréis ver los restos de lo que fue una aldea ubicada en la costa sur de la isla, entre los que destacan unos antiguos hornos de piedra adyacentes a las viviendas, la cueva Ana Akahanga, utilizada como refugio por los pescadores y el Ahu Akahanga. Los ahu son las plataformas sobre las que, durante un tiempo, se erigían los moái y éstos representaban a los difuntos cuyos restos se enterraban bajo los ahu.

Por otro lado, en el yacimiento arquelógico de Te Pito Kura se encuentra el moai más grande de los que se consiguieron transportar desde la cantera de los rapanui (el volcán Rano Raraku). Mide 10 metros de altura y pesa más de 80 toneladas.

Podemos imaginar la importancia del volcán Rano Raraku si tenemos en cuenta que era la cantera de la que se sacaron las aproximadamente 1000 estatuas de la isla para ser transportadas posteriormente hasta las ubicaciones actuales.

Aguas cristalinas y calmadas, arena blanca, cocoteros… Estamos hablando de Anakena, la playa más importante de la isla, que reúne todas las características que se nos vienen a la mente cuando pensamos en una playa paradisíaca. Pero no sólo destaca por este hecho, puesto que se considera que es la cuna de la historia y la cultura rapanui, el lugar donde desembarcó el primer rey de Pascua, Ariki Hotu Matu´a y estableció el primer asentamiento.

Pascua-MoaiGrande

Pascua-Anakena

Día 6: Isla de Pascua/Papeete

Desayuno. Salida en vuelo a Papeete.

Día 7: Papeete/Moorea

Alojamiento. Salida en vuelo a Moorea.

Días 8 y 9: Moorea

Con picos de unos 1000 metros de altura y bordeada por preciosas playas de arena, la isla volcánica de Moorea ofrece un exótico contraste de paisajes. Tiene una sola carretera que se extiende unos 60 kilómetros a lo largo de la costa, ideal para recorrer en quads, con los que se puede acceder fácilmente a los valles interiores.

Por otro lado, os recomendamos ascender a los miradores de Toatea y de Belvédère, desde los que se pueden contemplar unas vistas alucinantes del arrecife y de las islas vecinas.

Pero, si lo que queréis es relajaros bajo el sol o a la sombra de una palmera y zambulliros en las aguas cristalinas de una playa idílica, en Moorea se encuentra la más grande de toda la Polinesia Francesa: la playa de Temae, desde la que se puede avistar la vecina isla de Tahití.

moorea1

moorea4

Día 10: Moorea/Bora Bora

Desayuno. Salida en vuelo a Bora Bora. Tiempo libre.

Días 11 y 12: Bora Bora

Sobre la laguna de Bora Bora, considerada la más bella del mundo, se alza la isla coralina de mismo nombre.

Las montañas del centro de la isla comparten sus menos de 40 kilómetros cuadrados con la parte baja, un atolón formado por un anillo de coral a ras de agua.

Además de disfrutar de las instalaciones del hotel y de las paradisíacas playas de la isla, os recomendamos recorrer los 30 kilómetros de perímetro de la isla principal en coche, moto o, si preferís hacerlo más detenidamente y dedicarle un par de días, en bicicleta.

Y, si lo vuestro son las actividades acuáticas, podéis recorrer a bordo de una piragua el lagoon y hacer snorkel en sus arrecifes de coral, alimentar rayas y tiburones y disfrutar de una comida al estilo polinesio en un islote deshabitado.

Tampoco deberíais perderos la visita de rigor a Vaitape, la principal localidad de Bora Bora, habitada por unas 4500 personas.

bora1

bora5

Día 13: Bora Bora/Papeete/Santiago de Chile

Desayuno. Salida en vuelo a Papeete y conexión a Santiago de Chile. Noche a bordo.

Día 14: Papeete/Santiago de Chile

Alojamiento. Día libre.

Día 15: Santiago de Chile/España

Salida en el vuelo de regreso a España. Noche a bordo.

Día 16: España

Llegada.

Solicita Presupuesto a Medida

Destacados